Afrontar un rompimiento amoroso con los Arcángeles

El fin de una relación amorosa es un momento retador para todas las partes involucradas, siempre debemos caminar un sendero que nos permita sanar nuestro 

corazón, reconocer el propósito de la situación que 

estamos viviendo y permitirnos abrir una nuevo 

espacio para una nueva relación del pareja cuando sea el tiempo debido.

 

Sin embargo sobre todo en las primeras semanas no 

es sencillo emprender el camino de la sanación, por 

eso hoy en compañía de los arcángeles queremos

 hablarte sobre como transitar esos primeros días en el amor y la luz.

 

El primer paso es aceptar en nuestro corazón que la relación llego a su fin bajo la única premisa de que si el ciclo se termino es porque existe algo mejor para ti;

 el Arcangel Azrael nos sugiere que en esos momentos pidamos de manera consciente la ayuda del amor de Dios para que nos sane, nos ponga en un mejor lugar y nos brinde discernimiento para confiar en la voluntad de Dios y en su infinito amor.

 

El segundo paso es aceptar las dudas y los pensamientos que tenemos durante este periodo de tiempo, lo mas 

importante siempre sera tratarnos bien y no juzgarnos a nosotros mismos. Pero aceptar no significa alimentar 

esos pensamientos, cuando nos veamos inmersos en esos momentos de recuerdos, reproches e incluso peleas 

mentales pidamos la ayuda de los seres de Luz para volver a traernos al momento presente; centrados en el amor que El Creador nos envía constantemente, para lograrlo el Arcángel Miguel nos propone el siguiente ejercicio:

 

“Respira profundamente, tan profundo como tu cuerpo físico te lo permita, puedes llamarme a mi o a el ángel de tu preferencia y mientras respiras a conciencia afirma En el eterno presente donde estoy todo es perfecto, el amor fluye a través de mi y me sana”. 

 

Practícalo todas las veces que sean necesarias para traerte al presente, al lugar donde estas.

 

El tercer paso se enfoca en el autocuidado, no es necesario que tengas contacto o que te expongas a lugares o

 situaciones que te recuerdan el amor que perdiste, la distancia es una gran herramienta para permitirnos sanar.

 

Darle tiempo al corazón para recuperar la confianza en el amor como sentimiento y para sanar las heridas es vital para poder construir la paz que se requiere a largo plazo, date el permiso de vivir tu proceso de sanación de manera consciente y en compañía de los seres de luz.